logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Pruebas
Share on Facebook

 

Mini JCW 2019

El habanero de los hatchs: naranja y picoso.

07/01/2019 12:52PM

 

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

 

Versiones y Precio

      

- Mini JCW 3 puertas: $614,900.00 (Unidad probada)

 

- Mini JCW Convertible: $674,900.00

 

- Mini Countryman JCW: $774,900.00

 

 

Motor

    

- 2.0 litros Twin-Power Turbo, 231 Hp, 320 Nm. (Unidad probada)

 

 

Transmisión

 

- Automática de 8 velocidades. (Unidad probada)

  

 

Well Done

 

- Precisión de manejo.

 

- Potencia sobrada y divertida.

 

- Maniobrabilidad y facilidad de uso diario.

 

 

Recomendado Para Ti

 

Un Mini es característico por su manejo tipo go kart que resulta divertido pero también por su gran equipamiento, que en la versión John Cooper Works (JCW) se potencializa para ofrecer una inyección masiva de adrenalina. Disponible en 3 carrocerías, manejamos la icónica versión hatchback de 3 puertas que destila deportividad y diversión.

 

 

Exterior

 

- Spoiler trasero.

 

- Franjas en cofre, espejos y toldo negros.

 

- Rines de 17 pulgadas en color negro.

 

Desde 1959 que un Mini es reconocible por esa silueta pequeña, cuadrada y con llantas en las esquinas. Se trata de uno de los autos que más rápido reconoce cualquiera sobre la faz de la Tierra. Para 2019 es claro que la mantiene, junto con los faros redondos, calaveras rectangulares de esquinas redondeadas y esos extras visuales que lo vuelven único, como las franjas del cofre, espejos y toldo en color contrastantes. Particularmente, nuestro JCW era naranja con dichos elementos negros.

 

A diferencia de un Mini S, que sería la versión tope antes de llegar a esta JCW cambian las fascias, es más bajo y tiene un paquete aerodinámico digno de las velocidades que alcanza. Por cierto, los faros de niebla se eliminan a favor de tomas de aire. Por atrás, el escape doble está al centro.

 

Algo divertido es que la luz de día es un círculo entero que al poner la direccional cambia a naranja y las calaveras tienen el Union Jack, para no olvidar los orígenes de este auto.

 

Los rines de 17 pulgadas son negros que detrás de ellos se asoman unos calipers rojos y están envueltos en llantas Runflat, que cambia el manejo pero eso viene más adelante. Entre otros detalles rojos está el filo de la parrilla que aunque es poco perceptible por el color de la carrocería, ahí está, al igual que en los emblemas JCW.

 

 

Interior y Tecnología

 

- Pantalla de 8.8 pulgadas con aro iluminado de funciones.

 

- Sonido Harman/Kardon de 12 bocinas.

 

- Vestiduras en alcántara, piel y tela.

  

Si el exterior es atractivo para cualquiera, el interior es seductor para unos cuantos porque es un auto egoísta y personal, de esos gustos que compartes con pocos afortunados y es que los asientos delanteros son de corte deportivo forrados en alcántara, secciones de piel y marco de tela roja que son espectaculares a la vista y al manejar también. Son de ajuste manual con soporte para las piernas y reglaje lumbar.

 

Algo interesante es que del lado del copiloto encontramos la bandera británica iluminada y es que forma parte de la iluminación ambiental, algo coqueto para ver de noche. En general los plásticos empleados son suaves, sobretodo en la parte alta del interior aunque en las partes bajas ya son rígidos pero de buen tacto y ensamble.

 

El volante forrado en piel lisa y perforada junto con costuras rojas. Entre otros detalles están los pedales de aluminio, aros cromados para las salidas del aire acondicionado y botones tipo jet, manijas y un poco de negro piano en las puertas.

 

El sistema de infoentretenimiento va al centro de un círculo enorme, es de 8.8 pulgadas y tiene conectividad Apple CarPlay (falta Android Auto pero hay Bluetooth) y es realmente fácil de usar tanto en términos de sistema como de accesibilidad pues es táctil, tiene una perilla al más puro estilo iDrive junto con botones de acceso rápido o bien, por comandos de voz que funcionan muy naturalmente. Ahora, el círculo que lo rodea funciona como tacómetro, medidor de volumen, indicador del star/stop, del modo de manejo y mucho más pues es que tiene un marco de luz que se adapta a lo que quiere comunicar.

 

El sistema tiene la facilidad de ser versátil con la información mostrada para que el conductor tenga lo que necesita a la vista. Como Mini es muy expresivo, los menús muestran una unidad con lentes de Sol o en medidor de economía, lo cual hace agradable pasar mucho tiempo incluso en tráfico pues transmite buena vibra. La perilla selectora también es táctil cuando queremos escribir una dirección o buscar un contacto.

 

Hay doble techo de cristal, sólo el delantero que abre pero se agradece que entre luz incluso en los asientos traseros. La malla que lo cubre es de esta tela delgada que deja pasar la luz incluso cuando no queremos, quizá un material más grueso sería mejor para todos los gustos. En cuanto al color del cielo, es negro, como buen deportivo, que junto a la postura de manejo y disposición de los mandos claro que te hace sentir inmerso en el manejo.

 

 

Manejo y Espacio

 

- Tres modos de manejo.

 

- Regeneración de energía.

 

- Cajuela de doble fondo.

 

Desde el momento en que abrimos este Mini JCW nos recibe con el emblema iluminado en el piso y no hay forma de decirle que no. Ya adentro y con el pie en el freno, el botón de encendido parpadea en rojo para llevarte por el camino del mal. Del mal si dejamos de ver el velocímetro pues es fácil superar la velocidad máxima de nuestras calles.

 

Desde que el motor cobra vida, surge un ronroneo que invita a pasarla bien y ya que seleccionamos Drive es cuando el ritmo cardíaco se acelera, incluso si está en modo Green. Eso sí, el sonido del escape es bastante menor y el motor tiende a ir en un régimen más bajo. En ese modo de manejo que se enfoca a ahorrar combustible es cuando sobresale el modo veleo, que es moverse por inercia, y que recupera energía cinética para almacenarla en la batería, que después será utilizada en accesorios como luces o start/stop, por ejemplo.

 

Los otros dos modos son Mid y Sport, donde aumenta la sensación de deportividad y las reacciones del auto así como el sonido del escape. El manejo es firme gracias a la suspensión y neumáticos de bajo perfil aunque no nos tocó que pegara en topes, acierto para BMW, pero baches e imperfecciones sí se perciben bastante, natural en un deportivo.

 

La dirección y el chasis en general es muy preciso, como de go kart, pues es la sensación que mejor describe a un Mini además de que ser tan pequeño, con las llantas en las esquinas, lo vuelven muy maniobrable tanto en ciudad como en curvas.

 

Ahora, en cuanto al espacio, es limitado y no es que eso sea malo sino que es un auto egoísta y egocéntrico, de esos que compartes con pocos afortunados con quienes pasarán buenos ratos dentro de Mini JCW. Realmente nadie compra uno de estos autos para meter media casa. Dentro hay algo de espacio en las puertas, un par de portavasos pequeños, descansabrazos con cargador inalámbrico, unos huecos para los que viajen atrás y una cajuela pequeña con doble fondo, en la que se pueden bajar los asientos para crear más espacio. Volvemos a lo mismo, es un auto diseñado para manejar y no para transportar.

 

De todas formas, quienes viajen adelante no tendrán problema de comodidad, los asientos deportivos sujetan bien. Atrás es poco el espacio pero para trayectos cortos resulta suficiente para los humanos anexos.

 

 

Seguridad

 

- Seis bolsas de aire.

 

- Cámara de reversa y sensores de proximidad.

 

- Luces y limpiadores automáticos.

 

Como es natural pensar en auto de estas características, cuenta con todos los sistemas de seguridad y preventivos, como ABS, control de tracción, estabilidad y 6 bolsas de aire. Varias de estas asistencias cambian sus parámetros de acuerdo al modo de manejo para evitar intrusiones.

 

Por otro lado, lleva llantas RunFlat, que permiten circular incluso sin aire. De igual manera, en la cajuela hay un kit de reparación de pinchazos en caso de ser necesario.

 

Los sensores de proximidad y cámara de reversa son de gran ayuda al estacionarse, que aunque es fácil hacerlo sin ellos, facilitan tener el estacionado perfecto que evite rayones a fascias o rines.

 

Incorpora también alerta de colisión con detección de peatones, del cual se pueden activar y desactivar a voluntad así como cambiar la prontitud de su respuesta para no interferir cuando hay mucho tráfico o no deseamos que frene por cuenta propia.

 

 

Conclusiones

 

Mini JCW es un vehículo pensado para la conducción divertida en ciudad, carretera y por qué no, también en circuito. Es un auto capricho pues realmente es para el conductor y si acaso alguien más pero quien realmente lo compra busca divertirse antes que pensar en otra cosa.

 

A pesar de sus intenciones deportivas, en ciudad es lo suficientemente amigable como para usarlo todos los días, eso sí, cuidando por dónde se circula para evitar daños en llantas, pero es fácil para ir y regresar del trabajo sin mayor complicación.

 

Conoce todos los detalles y especificaciones de Mini JCW aquí:

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook