logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Pruebas
Share on Facebook

 

KIA Sportage 2018

Un SUV con sabor deportivo. Desde $355,900 pesos.

01/08/2018 12:01PM

 

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

 

Motor

 

- 2.0 Litros MPI, 153 hp, 142 lb-pie.

 

- 2.4 Litros GDI, 181 hp, 175 lb-pie. (Unidad probada)

 

 

Transmisión

    

- Automática de 6 velocidades. (Unidad probada)

 

 

Versiones y Precio

  

- LX 2.0: $355,900

 

- EX 2.0: $395,900

 

- EX Pack 2.0: $425,900

 

- SXL 2.4: $456,900

 

- SXL AWD 2.4: $477,900 (Unidad probada)

 

 

Well Done

 

- Diseño agresivo.

 

- Calidad de marcha.

 

- Manejo con tintes deportivos.

 

 

Recomendado Para Ti

 

El segmento de SUV’s cada día tiene más adeptos y propuestas, entre ellas está KIA Sportage GT Line, que se postula como la camioneta con manejo deportivo y diseño agresivo que muchos desean.

 

 

Exterior

 

- Rines de 19 pulgadas.

 

- Faros de niebla “Ice Cubes”.

 

- Escape doble cromado.

 

 

No queda duda de que al verla, Sportage luce masculina y agresiva, que no es para menos, pues su diseñador es Peter Schreyer, el mismo que creó la primer generación de Audi TT y también fue clave en el diseño de Porsche Cayenne. Se nota una influencia europea a pesar del origen coreano de la marca, con trazos fuertes y combinación de tamaños en lugares clave para dotarla de mayor robustez.

 

De frente encontramos la ya tradicional Parrilla Nariz Tigre en posición vertical, justo entre los faros principales y los de niebla, que estos últimos son 4 diodos separados cuyo nombre es Ice Cubes y que llaman la atención de la gente en las calles.

 

A diferencia de otros autos, este Sportage deja de lado el cromo para darle cabida a elementos en gris satinado. Esto se encuentra enmarcando la parrilla, en las manijas y en los skid plates delantero y trasero. De hecho, estos son funcionales porque manejamos la versión AWD con bloqueo del diferencial, entonces es posible sacarla del asfalto y divertirse en el lodo.

 

 

De lado, hay dos cosas que llaman mucho la atención: uno es el tamaño y diseño de los rines de 19 pulgadas, que son en dos tonos y le dan fuerza al costado. El otro es el tamaño de las ventanas, que es menor al de otros SUV’s para cumplir con el mismo propósito de generar una imagen ruda.

 

 

Atrás dominan las calaveras afiladas en LED unidas por una franja roja con gris satinado  y cuyo diseño al encender es de líneas y puntos. Debajo están los emblemas y el portaplacas, alterando el orden habitual de esta parte. Otro detalle distintivo es el lugar de las direccionales, que se ubican en la fascia, al igual que la reversa y luz de niebla. Por debajo de ellas vemos el tan característico plástico negro que recorre todo el bajo del Sportage para rematar con dos escapes cromados a las esquinas de la camioneta.

 

 

Interior

 

- Techo en tela negra.

 

- Asientos forrados en piel café.

 

- Iluminación por luces LED.

 

 

Por dentro, el diseño continúa siendo deportivo pero sin caer en exageraciones. Todo está al alcance de nuestros dedos y es fácil ubicarlo. A esto se le agregan buenos materiales y una calidad de ensamble sobresaliente, incluso en calles mal pavimentadas.

 

El tablero es de plástico suave en la zona superior y tiene pespuntes simulados para mayor elegancia. Mientras la mano baja, se percibe plástico duro de buena calidad y que genera volumen. Si bien, toda esa parte es negra, resaltan las salidas del aire acondicionado en plástico que simula aluminio cepillado y el negro piano alrededor de la botonera para el radio y aire.

 

 

El volante es redondo, forrado en piel y tiene la insignia GT Line para recordar el paquete estético que estamos manejando. Tiene buen diámetro y el agarre es el preciso para un auto de esas dimensiones.

 

 

Los asientos vienen forrados en piel perforada color chocolate que es suave al tacto y resultan cómodos para estar varias horas sentados.

 

El recubrimiento del techo es negro para hacernos sentir en un auto deportivo, pero si lo deseamos, se puede abrir la cortinilla del techo panorámico para dejar entrar la luz o ventilar la cabina, todo al toque de un botón.

 

 

 

Tecnología

 

- Espejos de plegado automático.

 

- Cajuela con apertura manos libres.

 

- Android Auto y Apple CarPlay.

 

 

Como era de esperarse, para acceder a Sportage no hace falta sacar la llave del bolsillo, pues basta con acercarse a ella para que los espejos se desdoblen y al oprimir el botón de la manija podremos abrir las puertas. La cajuela abre de manera eléctrica ya sea desde la llave, el interior, el botón del exterior o si nos paramos cerca de ella, al cabo de unos segundos se abrirá sin tener que hacer nada. Resulta útil cuando cargamos objetos muy pesados.

 

 

Al igual que con las puertas, el encendido es por botón y al hacerlo suena una música de bienvenida para hacer más amena la entrada. Al centro del cuadro de instrumentos hay una pantalla de información con varios menús, desde autonomía y odómetros parciales hasta los kilómetros que faltan para el próximo servicio.

 

Como les comentábamos, la pantalla principal es de 7 pulgadas y recibe toda clase de formatos musicales excluyendo CD’s. Para ello, delante de la palanca de velocidades tenemos un puerto USB, uno auxiliar y dos tomas de corriente para conectar nuestros dispositivos. Igualmente, existe un cargador inalámbrico. El audio no está firmado por alguna marca reconocida pero suena muy bien dado que cuenta con subwoofer y bocina al centro del tablero.

 

Al tener Android Auto y Apple CarPlay, visualizar aplicaciones importantes en la pantalla es muy sencillo y el sistema responde con rapidez, misma que aplica para cualquier comando.

 

Además, hay navegación incluida donde no sólo nos marca la ruta deseada sino que también los límites de velocidad, puntos de interés (gasolineras, agencias KIA, entre otros) y la numeración de los edificios.

 

El aire acondicionado es de doble zona, lo que permite tener dos temperaturas diferentes de manera simultanea. Las acciones que vamos haciendo se reflejan en la parte superior de la pantalla para estar al tanto de ellas. En la parte trasera, hay un par de salidas de aire acondicionado para que nuestros pasajeros se sientan cómodos. Igualmente encontramos una salida USB y una de 12 voltios para que carguen dos dispositivos al mismo tiempo.

 

 

Las ventanas son eléctricas pero sólo la del conductor tiene función automática, al igual que el techo panorámico. Y hablando de funciones automáticas, los limpiadores y luces prenden por cuenta propia, eliminando esa tarea de nuestras manos.

 

Las luces son de LED, las cuales emiten un haz muy intenso y uniforme, capaz de alumbrar a largas distancias y que cuando bajamos del auto, se mantienen encendidas para que veamos nuestro camino a pie. Incluso, las manijas cuentan con luz para distinguirlas mejor en la noche.

 

 

Por su parte, las luces del interior también son de LED, lo que significa mayor intensidad con menor consumo de energía y ciertamente se ve muy claro todo. Las únicas que son focos convencionales están en la guantera y las viseras, que son lugares poco utilizados de noche.

 

 

Habitabilidad

 

- Descansabrazos con almacenamiento.

 

- Asientos delanteros con ajuste eléctrico.

 

- Asientos traseros con respaldo ajustable.

 

 

Ir a bordo de KIA Sportage es realmente cómodo, pues encontramos fácilmente nuestra postura ideal de manejo gracias a los mandos eléctricos de los asientos delanteros. A pesar de ser un vehículo alto, poner el asiento bajo nos hace sentir que vamos en otro tipo de vehículo sin perder esa sensación se seguridad que transmiten las camionetas gracias a su altura.

 

Los pasajeros delanteros tienen varios lugares para guardar cosas, los habituales de las puertas, dos portavasos ajustables junto a la palanca de velocidades, portalentes en el techo o un descansabrazos con capacidad de carga suficiente como para meter una tablet.

Para los de atrás hay redes portamapas en los asientos, espacio en las puertas y dos portavasos en el descansabrazos central. Además, hay ganchos en el poste B y en las agarraderas del techo para colgar un saco o ropa recién planchada.

 

Ya que estamos atrás, los respaldos se abate 60/40 pero antes de que eso suceda, hay varios ángulos para jugar con la comodidad de quienes viajen ahí o con la capacidad de carga. Esto se hace desde las manijas a la orilla del asiento, lo que resulta ideal en todo momento.

 

 

La cajuela tiene buen volumen y cuenta con dos niveles además de una red y ganchos para sujetar bolsas. Es fácil meter el equipaje de una familia y para objetos altos, basta con quitar la cubierta y almacenarla en el falso fondo. Debajo de él, están las herramientas para el cambio de llanta, que por cierto, es idéntica en diseño y medida a las demás.

 

 

En el techo hay barras portaequipaje para instalar una caja o portabicicletas, pero habrá que ser cuidadosos para no romper o dañar el techo de cristal.

 

 

Manejo

 

- Modos de manejo.

 

- Paletas de cambio al volante.

 

- Bloqueo del diferencial para off-road.

 

 

Llega el momento de darle acción a Sportage y a pesar de transmitir una imagen sólida, el sonido del motor apenas se percibe en el habitáculo. Esto no nos limita a poner el pie en el acelerador, que por cierto va anclado al piso y es de aluminio, donde no hace falta hundirlo demasiado para alcanzar velocidades legales dentro de la ciudad y se percibe la entrega lineal del torque.

 

Dispone de 3 modos de manejo, que son Eco, Normal y Sport. El primero vuelve el acelerador más pesado y la respuesta del motor es pausada con cambios rápidos para favorecer los consumos mientras que en Sport se aviva tal como cuando tomamos café. El modo Normal es un balance entre ambos, no tan intenso pero tampoco tan anestesiado. Si se desea, podemos pasar la palanca a modo manual y cambiar las velocidades a nuestro gusto con movimientos en ella o mediante las paletas detrás del volante.

 

 

A pesar de ser un auto de tamaño significativo, a la hora de manejarlo no se siente así. Sí, vas alto y en todo momento sabes que vas a bordo de un SUV pero la puesta a punto parece de hatchback. En curvas no hay tanto balanceo de la carrocería y eso que el techo panorámico incrementa el centro de gravedad así como el peso. Gracias al sistema AWD es que nos sentimos en confianza porque las 4 esquinas del auto tienen tracción.

 

 

Los frenos tienen excelente tacto, con la firmeza necesaria para detenerse sin movimientos abruptos, igual que la dirección, suave cuando se requiere pero firme para movimientos precisos en velocidad transmitiendo bien lo que hay en el camino.

 

La suspensión absorbe muy bien los baches y genera una calidad de marcha sumamente suave donde parece que las calles son de terciopelo. A pesar de esto, es lo suficientemente capaz de hacer maniobras complejas si se le exige.

 

Aunado al sistema AWD, tenemos bloqueo del diferencial para un modo más cercano al 4X4 y descenso de pendientes, garantizando atravesar terrenos complicados fuera del asfalto. Para la jungla urbana tenemos Hill Assist, que mantiene la camioneta detenida en subidas, o el Brake Hold, que en altos totales deja el freno puesto sin que nosotros tengamos que pisar el pedal correspondiente.

 


Seguridad

 

- Sensores de proximidad delanteros y traseros.

 

- Alerta de tráfico cruzado.

 

- Seis bolsas de aire.

 

 

Estamos dentro de un segmento donde la gran mayoría tiene familia o está en ese proceso, por lo que tener un SUV que los proteja a todos es muy importante. Dentro de KIA Sportage encontrarás varios aditamentos de seguridad activa y pasiva para estar seguro en todo momento. De hecho, la camioneta recibió premios por parte del EuroNCAP e IIHS, que son los organismos europeo y americano encargados de chocar autos para nuestra seguridad.

 

Claro que cuenta con el equipo de seguridad básico, con 6 bolsas de aire, frenos ABS, asistencia de frenado, control de estabilidad y demás asistencias electrónicas que sirven para mitigar accidentes.

 

Entre otras cosas, tiene anclajes ISOFIX para las sillas de bebé, así como cristales oscurecidos para que no entre la luz solar ni se vea desde afuera.

 

 

Aunque en México no lo usamos tanto, hay luz de niebla trasera, cosa que se agradece cuando salimos de viaje y recorremos zonas montañosas. Los delanteros, como mencionábamos, son en tecnología LED con formas de cubos de hielo.

 

Los sensores de proximidad resultan cómodos para estacionarse y así evitar dañar la carrocería, que junto a la cámara de reversa, mantendremos siempre en buen estado nuestras fascias. Algo mejorable sería la calidad de dicha cámara porque se ve algo borrosa, pero uno se acostumbra.

 

 

Conclusiones

 

A pesar de la gran cantidad de competidores que tiene KIA Sportage, se muestra como la opción agresiva y con manejo deportivo que muchas personas desean sin sacrificar espacio ni practicidad para la familia.

 

La posibilidad de contar con AWD y bloqueo del diferencial hacen que sea un factor diferenciador para aquellos que gustan de aventuras fuera del camino, y para aquellos que no son tan aventureros, la versión con tracción delantera será más que suficiente en sus trayectos cotidianos.

 

Conoce todos los detalles y especificaciones de KIA Sportage aquí:

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook