logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Pruebas
Share on Facebook

 

Suzuki Vitara GLX vs Vitara Boosterjet

Manejamos ambas versiones para conocer sus diferencias.

12/22/2017 03:11PM

 

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

 

Motor

 

- 1.6 Litros, 118 hp, 115 lb-ft.

 

- 1.4 Litros Boosterjet, 138 hp, 162 lb-ft.

 

 

Transmisión

    

- Automática de 6 velocidades con paletas al volante.

 

 

Versiones y Precio

  

- GLS Manual: $294,990

 

- GLS Automático: $314,990

 

- GLX Automático: $349,990 (Unidad probada)

 

- Boosterjet Manual: $339,990

 

- Boosterjet Automático: $364,990

 

- Boosterjet Automático AllGrip: $384,990 (Unidad probada)

 

 

Well Done

 

- Diseño juvenil y extrovertido.

 

- Dimensiones amigables.

 

- Habitabilidad interior.

 

 

Recomendado Para Ti

 

 

Si estás en busca de una buena camioneta, con buen nivel de equipamiento, seguridad, espacio y que además refleje tu espíritu joven, entonces encontrarás en Suzuki Vitara una opción que se acomode a tu estilo de vida, pues puedes elegir entre dos motores y capacidades dentro o fuera del asfalto según tu nivel de aventura.

 

 

Exterior

 

- Rines de 17 pulgadas (acero pulido vs negro brillante).

 

- Pintura bitono (techo panorámico vs techo sencillo).

 

- Espejos en gris satinado (sólo Boosterjet).

 

 

El diseño de Suzuki Vitara es de lo más agradable a chicos y grandes, con líneas rectas que le otorgan fuerza y detalles en otras figuras geométricas para darle un toque diferente.

 

Por adelante, tanto la versión atmosférica como la Boosterjet tienen una parrilla horizontal que parece unirse con los faros. Sin embargo, la diferencia es que para Vitara GLX monta barras cromadas a lo ancho, mientras que para Vitara Boosterjet, son verticales y con cierta inclinación hacia la S de Suzuki al centro.

 

Los faros van hacia atrás y aunque no es algo funcional, un grato detalle es el anillo que recubre la lupa de iluminación principal, siendo azul celeste para GLX y rojo para Boosterjet.

 

 

En la fascia se aprecian detalles rudos como el plástico gris que rodea el área de la placa y en las esquinas unas tiras de LED’s que hacen la función de luz de día y que pueden llevar el accesorio de bisel cromado.

 

De lado, son idénticas a excepción de la combinación de colores, pues GLX es azul con blanco y Boosterjet rojo con negro. Igualmente, para esta última, los rines están pintados en negro y no en acabado de aluminio pulido. Esto resalta el carácter deportivo de la variante turbo.

 

Atrás, las calaveras tienen formas divertidas con las luces de reversa e intermitentes dentro del conjunto rojo que domina los grupo ópticos. Estos son horizontales y a su vez, genera un declive hacia abajo. De hecho, ambas versiones son idénticas y la única diferencia radica en los logos “Turbo” y “AllGrip” de Vitara Boosterjet.

 

 

Interior

 

- Asientos en gamuza (ambas versiones).

 

- Tablero con decorativos (colores vs aluminio cepillado).

 

- Cuadro de instrumentos análogo (blanco vs rojo).

 

 

La cabina de Vitara es sencilla pero bien lograda sin importar su versión. Todo tiene un sentido lógico y es fácil de ubicar desde la primera vez que nos subimos. Si bien, todos son plásticos duros, se sienten de calidad e incluso podemos personalizarlo a nuestro gusto. Por ejemplo, en la versión GLX es posible que el tablero, volante y contorno de rejillas del aire acondicionado sean de distintos colores (azul, rojo, naranja, blanco, negro, gris o beige), dando luz y modernidad. Por el contrario, en Vitara Boosterjet el tablero emula aluminio cepillado y añade la placa AllGrip mientras que las salidas del aire son rojas.

 

 

Algo que tienen en común son los acentos gris satinado alrededor de la palanca y los asientos de piel con gamuza en color negro. Sus costuras son blancas o rojas dependiendo de la versión, pero el diseño es el mismo, con suavidad para el día a día.

 

Existe una pantalla táctil al centro del tablero y debajo de ella están los mandos del climatizador, donde controlamos la temperatura y velocidad del aire que queremos disfrutar.

 

 

Algo curioso para este vehículo que apunta a la juventud es el reloj análogo entre dos salidas de aire acondicionado. Aunque no es algo elemental, se agradece cuando vamos de pasajeros y no sabemos la hora además de darle un aire diferente a lo que conocemos con otros vehículos de la competencia.

 

 

Adicionalmente, la variante GLX incorpora un techo panorámico que abre a la mitad y genera una atmósfera más lumínica. Tal vez se pregunten por qué en Boosterjet no está disponible y es que eso le añadiría mucho peso extra y aumentaría el centro de gravedad, por lo que el manejo se vería afectado.

 

 

Tecnología

 

- Acceso y encendido por botón (ambas versiones).

 

- Luces y limpiadores automáticos (ambas versiones).

 

- Espejos plegables eléctricamente (ambas versiones).

 

 

Seguramente ya notaron que en este rubro, ambas versiones son idénticas, cosa que es cierto. De hecho, sin importar el motor, vienen con todo el equipo que necesitas para divertirte con tu música y hacer la vida más sencilla.

 

Para acceder a Vitara sólo es necesario tener la llave de presencia cerca y oprimir el botón de la manija para que las puertas se abran. Lo mismo sucede con el encendido, que es con botón.

 

Existe una pantalla táctil de 7 pulgadas con navegación y Android Auto/Apple CarPlay para emparejar tu teléfono en ella mediante el cable USB. Es muy fácil de operar y responde rápidamente, el único detalle es la falta de una perilla para ajustar el volumen, pero por fortuna tiene mandos al volante. También acepta comandos por voz, entonces no hay necesidad de distraerse mientras manejas.

 

Las luces son LED y encienden automáticamente al detectar la oscuridad. Alumbran muy bien e incluso la altura del haz de luz se ajusta por cuenta propia. Al igual que esto, los limpiadores encienden al haber agua en el parabrisas, por lo que controlarlos es cosa del pasado.

 

 

El retrovisor tiene función día/noche para evitar que los autos que vayan atrás de nosotros nos deslumbren, mientras que los laterales tienen direccionales, calefacción, ajuste y plegado eléctrico. Este último se acciona oprimiendo un botón cada vez que nos estacionamos.

 

 

Habitabilidad

 

- Portavasos en puertas.

 

- Cajuela de doble fondo.

 

- Consola central con varios huecos.

 

 

Tratándose de una camioneta de entrada al segmento y pensada para la ciudad, no es sorpresa que Suzuki Vitara disponga de varios lugares para colocar nuestros artículos del diario, como llaves o el celular.

 

Empezando por la puertas, encontraremos un portavaso de gran tamaño en cada una y en las delanteras algo más de compartimentos para meter una libreta o unas papas fritas si es que somos glotones.

 

Un hueco muy interesante está a la izquierda del volante, donde otros autos tienen el cajón de los fusibles y en donde podemos meter un celular o cartera para que no se vea, pues es sumamente profundo y no aparenta ser un espacio de almacenamiento.

 

 

En la consola central, frente a la palanca de velocidades existe un espacio muy práctico de dos niveles donde están las salidas USB y Aux, pensados para poner ahí nuestro teléfono. Incluso en la cajuela hay una toma de 12 voltios.

 

A un costado del freno de estacionamiento tenemos dos grandes portabotellas donde es fácil acomodar incluso aquellas de 1.5 litros. Detrás de ellos hay otro hueco aún más grande, que si pedimos el descansabrazos opcional, quedará descartado, pero es posible meter monedas, llaves y otras cosas por su gran profundidad.

 

 

La cajuela es de buen tamaño para familias jóvenes y solteros, de dimensiones cuadradas que hacen más fácil acomodar el equipamiento. Es de doble fondo, lo que permite esconder algo en el primer nivel, o bien, bajar el piso para albergar algo más alto. A los lados tenemos dos cajoneras para artículos frágiles o pequeños, mientras que debajo de toda la cajuela, hay una llanta de refacción de tamaño reducido.

 

 

Manejo

 

- Modos de tracción (Boosterjet AllGrip).

 

- Paletas de cambio al volante (ambas versiones).

 

- Alerta de cambio de velocidad para ahorro de combustible (ambas versiones).

 

 

La parte más divertida de cualquier auto es encender el motor y andar por todos lados, pero como se tratan de dos mecánicas diferentes, hay ligeras variaciones en su manejo.

 

Para Vitara GLX es más ligero y algo menos explosivo por la ausencia del turbo, pero no quiere decir que se sienta torpe o lenta. Es más tranquila y prioriza la comodidad. Se siente honesta y transmite lo que el conductor debe de saber sobre el camino en términos de dirección y suspensión.

 

 

Por otro lado, Vitara Boosterjet AllGrip tiene más punch y percibimos un agarre más preciso por la tracción integral, aunque el soltar el freno se nota el peso extra de ese sistema. Sin embargo, al acelerar con más fuerza, el motor suena más ronco y mueve al auto de una manera más persistente. En modo Sport mantiene las revoluciones por minuto para tener algo más de torque e incluso presenta un modo de descenso de pendientes. ¡Vaya que es capaz!

 

En general, la puesta a punto de ambas versiones es muy buena y se parece en sensaciones a Swift, pero con altura extra. Realmente es divertido estar tras el volante de Vitara sin importar qué motor tenga.

 

 

En ciudad es muy sencillo adaptarse a sus dimensiones porque son adecuadas para ella, con una visibilidad por encima de los demás y gracias a su forma cuadrada podemos estacionarnos sin mayor complicación.

 

 

Seguridad

 

- Sensores de proximidad delanteros y traseros.

 

- Siete bolsas de aire.

 

- Control crucero y limitador de velocidad.

 

 

Bajo este rubro, no existen diferencias entre las versiones que probamos, así que sin importar por cuál elijas, estarás protegido por sus 7 bolsas de aire (una es para rodillas) y diversas asistencias electrónicas, como los frenos con ABS, EBD, ESP y BA.

 

Así mismo, cuenta con limitador y control crucero para hacer de los viajes en carretera un mejor momento. Con ellos podemos olvidarnos del acelerador y enfocarnos en el trazado de la carretera.

 

 

Para estacionarse, es de gran ayuda la cámara de reversa con líneas fijas y sensores delanteros y traseros que suenan al aproximarnos a un objeto a fin de evitar que rayemos las fascias. Por si fuera poco, hay un diagrama en la computadora de viaje representando el lado al que nos acercamos peligrosamente.

 

Los asientos traseros montan anclajes ISOFIX o el clásico tethering point para las sillas de bebés, lo que no sólo representa seguridad para los más pequeños de la familia, sino que también es fácil instalarlas.

 

 

Conclusiones

 

Sin duda alguna, Suzuki Vitara es un aliado en tus recorridos por la ciudad sin importar si decides irte por la versión GLX o Boosterjet pues ambas reflejan energía y vitalidad.

 

Para personas que gustan de mayor aventura, Vitara Boosterjet AllGrip es la adecuada por su balance entre manejo deportivo y capacidades todo terreno en un paquete compacto que es fácil de llevar en la jungla urbana.

 

Y para aquellos más conservadores o que simplemente llevan una vida más tranquila en la ciudad, Vitara GLX será su aliado en las calles de la ciudad por su maniobrabilidad, consumo de combustible (nos marcó 14 km/l en ciudad) y manejo sencillo pero seguro, cosa que definitivamente es del agrado de todos.

 

Conoce todos los detalles y especificaciones de Suzuki Vitara aquí:

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook