logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Pruebas
Share on Facebook

 

Renault Twizy

Manejamos la opción eléctrica de Renault. Desde $312,700 pesos.

08/29/2017 12:31PM

 

Búscanos en Facebook y Twitter @motorblogmx

 

Motor

 

- 3CG eléctrico síncrono, 20 hp, 57 Nm.

 

 

Transmisión

   

- Automática directa de una velocidad. 

 

 

Versiones y Precio

  

- Techno: $312,700 (Unidad probada)

 

- Cargo: $317,700 pesos

 

 

Well Done

 

- Diseño extrovertido y cautivador.

 

- Practicidad para la ciudad.

 

- Autonomía para recorridos diarios.

 

 

Recomendado Para Ti

 

Renault Twizy es la opción verde de la firma francesa y tiene como objetivo ser ese medio de transporte entre casa, trabajo o escuela y de regreso, dejando de lado todos los estándares impuestos por un auto, siendo más bien una especie de motoneta con puertas de superdeportivo.

 

 

Exterior

 

- Rines con contrastes naranja.

 

- Techo en fibra de carbono.

 

- Puertas tipo tijera.

 

 

Desde que ponemos la mirada en Twizy, sabemos que no se trata de un auto común y corriente, empezando por el diseño, que es donde resalta y atrae miradas por donde pasemos. Entre las dimensiones y la cara diferente, tiene un algo que cautiva a chicos y grandes.

 

El frente, aunque no lo parezca, tiene el gran sello de Renault, que es el rombo grande al centro, rodeado de negro brillante que va hacia los lados, llegando a los faros redondos. De ahí en fuera, lo demás es totalmente único. Algunas partes de la carrocería son blancas y en la parte baja encontramos plásticos negros rugosos, como los usados en camionetas de off-road. Parece una cápsula que se divide en dos. También, justo en el centro, está una tapa que dice Z.E. (Zero Emissions) y es ahí donde tenemos el depósito del líquido limpiaparabrisas así como el cable cargador.

 

Las llantas parecen las patas de algún insecto, porque están ligeramente separadas de la carrocería y tienen una cobertura en la parte superior, tal como en las motos.

 

 

Al costado se pueden apreciar que las puertas son de plástico traslúcido con una franja al color de la carrocería en la parte superior y que abren hacia arriba, como súperauto italiano. Es curioso que no tenga ventanas, sino unos plásticos que son opcionales y funcionan a base de un cierre, básicamente para evitar mojarnos cuando llueve. Igualmente, la parte colorida del auto hacen un marco en el lateral, como si se tratara de un auto concepto. Los rines, de 13 pulgadas, pueden venir en negro, azul o rojo, como los que tuvimos y generan un contraste muy agradable.

 

Por atrás, continúa con el aspecto extraño, empezando porque no hay un cristal como en cualquier otro coche. En lugar de eso, continúa la carrocería blanca con la luz de freno y reversa en la parte alta, debajo el logo de Renault y en la parte baja está el plástico negro, con las direccionales en las esquinas, simulando ojos de sapo. Otra cuestión curiosa es que el techo es de fibra de carbono, no precisamente para hacer tiempos de pista, sino para ahorrar peso y mejorar la autonomía.

 


Interior

 

- Asientos tipo tándem.

 

- Cuadro de instrumentos digital.

 

- Botones para seleccionar velocidad.

 

 

Así como el exterior, adentrarnos en la cabina de Twizy nos remite a lo básico, donde sólo hay dos asientos pero en configuración tándem, que es uno adelante del otro, algo así como un juego de feria. Sólo el delantero tiene ajuste en distancia y todo es muy fácil de visualizar.

 

El volante es como el de cualquier otro Renault, por ejemplo Fluence, y sorprende que no tiene claxon. ¿Entonces dónde está? Bueno, la palanca de las direccionales tiene un botón que hace sonar la bocina como de moto, pero si queremos alertar a los peatones y no espantarlos, hay un interruptor que genera un sonido como de elevador.

 

 

El cuadro de instrumentos es completamente digital y nos remite a esos primeros celulares con juego de serpiente por su simpleza pero efectividad. Ahí vemos la velocidad, si estamos en D o R, el foco “Go”, que nos indica que tenemos el motor prendido, porcentaje de batería, así como una gráfica para saber qué tanto estamos pisando el acelerador.

 

A la izquierda del tablero están los botones de R, N y D, justo por arriba de las intermitentes. Así como todos los botones y controles, los plásticos son duros y de manufactura sencilla. Recordemos que no es la propuesta lujosa de los autos ecológicos, sino una opción para recorrer de punto A a punto B dentro del ajetreo de la ciudad.

 

 

Tecnología

 

- Entrada USB y entrada Apple con lector MP3.

 

- Audio y telefonía Bluetooth.

 

- Dos altavoces + dos micro altavoces.

 

 

No hay mucho que decir sobre los elementos tecnológicos, sin contar el auto en sí, pues sólo tenemos entrada USB para cargar un teléfono inteligente, una entrada específica Apple para cargar y reproducir música o reproducción manos libres, que sirve también para las llamadas. Eso se puede visualizar desde una pequeña pantalla a la izquierda del parabrisas, donde también encontramos los micrófonos para el Bluetooth.

 

El audio es bastante básico, pero amenizará los ratos de transporte por las calles, con 4 bocinas totales, dos de ellas más pequeñas para generar un sonido distinto.

 

Twizy tiene luces manuales y el limpiador está colocado de manera vertical, parecido a los camiones. Bastante curioso y también de accionamiento manual.

 

 

Habitabilidad

 

- Mini guanteras en las orillas del tablero.

 

- Redes a los costados de los pedales.

 

- Hueco en respaldo y banca traseros.

 

 

Aunque no lo parezca, Twizy nos ofrece algunos espacios para colocar nuestras cosas del día a día. Por ejemplo, en las esquinas del tablero hay dos pequeñas guanteras, la izquierda no tiene llave y ahí están colocados los cables para celular y entrada de 12 V, mientras que la derecha sí tiene cerradura (aunque no es lo más seguro del mundo) y es del mismo tamaño, sólo que sin cables. Ahí cabe un celular o a lo mejor una barrita de cereal para el camino.

 

 

En el piso del auto, justo donde sería el arco de las ruedas frontales, hay una red de cada lado, donde podemos poner una botella u objetos algo más grandes y que necesitemos se mantengan fijos durante el viaje.

 

En el asiento trasero viajamos con suficiente espacio para cabeza y piernas, sólo que éstas van abiertas, entre la plaza delantera y para salir, el conductor tendrá que echarnos una mano.

 

Atrás, se puede desmontar el respaldo o la banca para poner, por ejemplo, una caja pequeña. La cajuela es de 5.5 litros de capacidad, pero si te vas por la versión Cargo, tendrás una cajuela algo más voluminosa en lugar del asiento trasero. Podría funcionar para repartidores de comida mediante apps.

 

 

Manejo

 

- Motor de 20 hp.

 

- Frenos de disco en las 4 ruedas con modo regenerativo.

 

-Transmisión de 1 velocidad.

 

 

Si estando parado, Twizy es muy llamativo, andando lo es aún más. No importa por dónde circulemos, la gente de toda edad voltea a ver esta especie de vehículo marciano, pero, ¿qué sucede en su interior?

 

Como cualquier auto eléctrico, resulta muy raro girar la llave y no escuchar nada, hasta que oprimimos el botón de Drive y pisamos el acelerador. Tarda un ratito en reaccionar pero cuando nos movemos, lo hace de manera paulatina. No es tan explosivo como hubiéramos imaginado, cosa que se agradece debido a sus diminutas dimensiones.

 

La marcha es bastante dura, como si se tratara de un go-kart, así que ojo con calles en mal estado. De hecho, todo el conjunto es bastante más firme de lo que parece. Para mover el volante requerimos un poco más de fuerza pero nada que con unas vueltas por ahí no logremos acostumbrarnos.

 

La autonomía es de 100 km de acuerdo a la marca, y aunque nunca nos quedamos sin carga, en ciudad es menor. Para volverlo a llenar de energía, tenemos el cable al frente del auto para conectarlo en un enchufe normal mientras dormimos.

 

La velocidad máxima está limitada a 80 km/h, pero nosotros alcanzamos 82 km/h, básicamente porque ya habíamos alcanzado la velocidad tope y nos topamos con una bajada. Pareciera que vamos más rápido, debido a que las ventanas son de plástico.

 

Los frenos, que al hacer uso de ellos recuperan energía para almacenarla, tienen un tacto extraño y tardan un poco en detener el auto, pero al igual que con la dirección, es cosa de entender cómo funciona y adaptarnos a ello.

 

Mientras andamos, el auto hace un ligerísimo zumbido, como nave espacial, y al engranar reversa, hay otro sonido para alertar a todo nuestro alrededor que nos vamos a mover.

 

 

Seguridad

  

- Una bolsa de aire.

 

-Cinturones de 3 y 4 puntos.

 

- Sensores de reversa.

 

 

A pesar de su reducido tamaño, hay varios elementos que nos mantendrán seguro siempre que viajemos en un Twizy, como los cinturones de 4 puntos adelante y 3 atrás, tal como en los autos de carreras. El piloto tiene bolsa de aire en el volante y la columna de direcciones se mueve en caso de impacto, evitando lesiones en piernas.

 

Incluso, hay otros sistemas que evitarán a los amantes de lo ajeno que se lleven nuestro auto, por ejemplo, la alarma perimétrica, el freno de mano que corta la corriente del motor, o el antiarranque codificado, que permite encender el auto sólo con nuestra llave.

 

 

Conclusiones

 

 

Renault Twizy es una gran opción para hacer nuestras tareas diarias dentro de la ciudad con gran estilo, como ir al trabajo y regresar a casa. Es ideal para urbes donde los espacios son cada vez más reducidos, gracias a que podemos escabullirnos con él y estacionarlo muy cerca de la ventana de casa para recargarlo.

 

Aunque el precio podría ser menor, en parte es justificable porque la tecnología eléctrica sigue siendo cara en todo el mundo. A pesar de ello, resulta interesante para pequeños negocios o como mencionábamos, para ser el auto de recorridos breves .

 

Conoce todos los detalles y especificaciones de Renault Twizy aquí:

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook