logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Entretenimiento
Share on Facebook

 

Experiencia Audi Q8

Descansamos en Amomoxtli con mucho estilo, exclusividad y comodidad.

07/01/2019 06:00PM

 

 

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx

 

By Ximena Nagano @xnagano

 

A veces los niveles de stress alcanzan los límites necesarios para buscar ayuda, algunos lo hacen con especialistas, otros con medicamentos, pero yo prefiero algo mucho más natural y agradable. En la búsqueda de sitios para relajarse cerca de la ciudad de México siempre se acude a los pueblos mágicos y en esta ocasión seleccioné Tepoztlán, ubicado a poco más de una hora desde la ciudad de México, manejando hacia Cuernavaca. Si sales en sábado temprano puedes encontrarte realmente poco tráfico hacia dicho destino e incluso evitar el enorme turismo que cada vez más inunda Tepoztlán, a donde van muchos para comer, comprar artesanías, subir al cerro del Tepozteco y otros más, como yo, a buscar un remanso de paz en los diferentes hoteles boutique que abundan en la ciudad.

 

Acudí a este destino porque Audi me invitó a manejar uno de sus más recientes lanzamientos, se trata de Q8, un modelo imponente que combina los rasgos de un gran SUV con los de un coupé de lujo de cuatro puertas.

 

Este nuevo modelo de la familia Q tiene un motor 3.0 TFSI que nos da una potencia de 340 hp. En los tramos de carretera que pudimos acelerar, de la ciudad de México hacia Tepoztlán, disfrutamos de un gran empuje y mucha comodidad a bordo, para hasta 5 pasajeros.

 

 

La locación que nos hospedó: Amomoxtli, que quiere decir algo así como la mamá del señor del Tepozteco, aunque no es lo más relevante en realidad. Este sitio se encuentra a poco más de un kilómetro del ajetreado centro de Tepoztlán y en cuanto cruzas el portón del hotel te olvidas por completo de todo y entras a una realidad paralela. Desde que llegas la gente te atiende con una extraordinaria cordialidad y amabilidad. La recepción parecería más que estás en charla con tus amigos de la vida y una vez que te asignan tu habitación comienza el verdadero descanso.

 

 

Así, el concierge del hotel, bajó las maletas de nuestro Audi Q8  (se encuentra disponible en dos versiones: Elite y S line, esta última la versión manejada). Las dimensiones de 4.986 mm de largo, 1.995 mm de ancho y 1.705 mm de alto fueron objeto del deseo, de aquellos que también estaban haciendo check in en plan familiar. 

 

 

Inclusive un huésped que llegaba con su Audi Q7, comparaba como este nuevo SUV Q8, es más ancho, más corto y más bajo. La imponente parrilla Singleframe de diseño octagonal, junto con la ancha parrilla en posición vertical, el spoiler que se inclina hacia la parte delantera y las grandes entradas de aire, resaltan el aspecto agresivo del frente. 

 

 

El hotel cuenta con 37 habitaciones divididas en 3 categorías: las básicas, que son más que confortables y agradables, cuentan con todos los servicios y amenidades y todo de primer nivel y calidad. Estas habitaciones se encuentran concentradas en el edificio principal. El segundo grupo de habitaciones corresponden al edificio original de lo que fuera la hacienda. Y no difieren mucho del primer grupo, salvo por un poco más de espacio y encontrarse separadas del resto de las habitaciones y finalmente las habitaciones nuevas que dan vista a la alberca (prácticamente todas tienen vista a la alberca y jardines, aunque estas están pegadas a la alberca), y aunque pudiera parecer esto una incomodidad, las habitaciones quedan totalmente aisladas del resto por unas murallas de plantas y árboles que nadie te ve y tu quedas totalmente aislado de los demás.

 

Incluso en su terraza exterior, donde puedes ponerte a leer (encender la fogata por la noche) y disfrutar del clima de la región, nadie sabe que estás ahí, estando a tan solo pocos pasos de la alberca que es como el sitio neurálgico del hotel y donde todos se reúnen.

 

 

Las habitaciones han sido concebidas para descansar y por ello no tienen teléfonos, no tienen televisión y tampoco internet. Si necesitas algo de la recepción mandas un whatsapp y te atiende de inmediato. Las amenidades del cuarto, como deben ser son orgánicas y manufacturadas por gente local y así te encuentras con jabones y shampoo deliciosos que perfuman el cuerpo y agradables al tacto.

 

 

La cama king size, permite un auténtico descanso, así como la gran variedad de almohadas que tienes para elegir por su firmeza o suavidad. Podemos compararlo con la comodida a bordeo de AUDI Q8. Los espacios son estupendos para que los huéspedes podamos pasar momentos cómodos, sin sentirte en ningún momento invadido (ojo: el hotel no admite niños, para que quienes quieran descansar puedan hacerlo al máximo nivel).

 

 

La segunda parte de una gran experiencia que te incluye este sitio, es la comida. Sin duda los chefs se han esmerado en hacer de esto una auténtica experiencia gastronómica. La comida te la sirven ya sea en tu habitación o en los camastros y mesas que rodean la alberca. Ahí, nuevamente AUDI nos daba la bienvenida.

 

Probamos cecina de Yecapixtla, acompañada de nopales y chorizo, perfectamente cocinados, guacamole, pasta a los cuatro quesos (tan placentera como la tracción quattro de Audi); cada uno de ellos más delicioso que el anterior. No es un servicio rápido, pero se trata de eso, de que olvidemos por un momento las prisas y las carreras y simplemente disfrutemos del momento.

 

 

Las bebidas incluyen cervezas locales mezcales, tequila, coctelería o bien hasta una degustación de pulques de los que nos ofrecieron uno natural, de guayaba y de fresa, cada uno de ellos estupendos y sin que cayeran en nada desagradable, sino por el contrario, es un interesante acercamiento a esta bebida tan típica.

 

 

La gente se mantiene por horas y horas en los camastros o simplemente flotando en la alberca, descansando, disfrutando del calor de Tepoztlán y contando con unos paisajes hacia las montañas espectaculares. No te dejan poner tu música a todo volumen e incluso el personal te ofrece llevarte audífonos para no molestar a los demás huéspedes. De tal forma que aunque cuando fuimos estaba a su máxima capacidad, nadie importunó y la estancia fue más que agradable.

 

La cena que se sirve en el restaurante también es sensacional. Ahí, en un ambiente mucho más formal, en sillas y mesas que dan vista desde lo alto hacia la alberca, o bien mesitas más aisladas, rodeadas de pequeños riachuelos con peces y plantas, pudimos cenar. Al día siguiente el desayuno es bufete y uno elige entre una enorme gama de platillos que incluyen quesadillas hechas al momento, jugos naturales de diferentes sabores, pan hecho en casa y todas las delicias que la comida mexicana ofrece para el desayuno.

 

 

Algunos terminando de desayunar corren nuevamente a la alberca, pero nosotros preferimos caminar entre los enormes jardines con árboles gigantescos que te hacen pensar que estas en una jungla, rodeado siempre de riachuelos o laguitos con peces koi, para llegar finalmente a la zona del spa, donde te ofrecen bebidas estimulantes, ya sea tés o jugos, mientras esperas tu hora para entrar al spa.

 

Decidí tomar el ritual con velas, que mediante un masaje con una vela de mantequilla de girasol y aceites esenciales, logran armonizar tu mente, cuerpo y espíritu. He tenido la fortuna de tomar spas en diferentes lugares del mundo y de diferentes tipos, pero éste sin duda se coloca dentro de mi top 10. Salí de ahí prácticamente lista para lo que fuera.

 

 

Amomoxtli sin duda alguna es una de esas experiencias que bien vale la pena visitar al menos una vez en la vida, si quieres descansar y desconectarte de todo. Bien vale la pena cada uno de los pesos que cuesta la estancia (precio) y que es mandatorio hacer reservaciones pues prácticamente tienen el hotel lleno todo el tiempo.

 

Puedes hacer senderismo, el hotel te puede llevar hasta la pirámide del Tepozteco, o bien ofrece clases de yoga y meditación y además del SPA, cuenta con temazcal o bien te pueden hacer una limpia energética. Amomoxtli fue una hacienda y ha estado aquí desde hace más de 200 años. Lo últimos dueños comenzaron a poner habitaciones adicionales para que sus amigos se quedaran ahí a dormir y descansar y de manera natural surgió el hotel.

 

Sin duda en tu regreso a la Ciudad de México, ya en la autopista, te dirás: me faltó al menos un día más para seguir en ese paraíso de descanso, relajación, comodidad y buen comer. Combinación que pocos sitios ofrecen y que Amomoxtli ha sabido conjuntar espectacularmente.

 

 

Sin embargo, la experiencia continúa con más horas de diversión, exclusividad y confort en el nuevo Audi Q8; en nuestro regreso a casa, podemos disfrutar de su par máximo de 500Nm de torque y un rápido y a la vez suave cambio tiptronic de ocho velocidades que transmite la potencia a la tracción quattro. El motor es particularmente eficiente gracias a la tecnología Mild-Hybrid.

 

 

Durante la frenada, puede recuperar hasta 12 kW de energía que se almacenan en la batería y permite que el sistema start-stop entre en funcionamiento a 22 km/h. En conducción real, esto reduce el consumo hasta en 0.7 l/100 km. 

 

 

Tal como ya lo hemos visto en modelos como A6 y A7 de Audi, el elemento central es la pantalla superior del MMI touch response. Con su apariencia black panel, se convierte en una superficie amplia y elegantemente oscura cuando el sistema está apagado. Todos los elementos tienen una conexión lógica y armónica entre ellos.

 

Prácticamente todas las funciones se controlan a través de dos grandes pantallas. La superior, de 10.1 pulgadas, controla los sistemas de infotainment y de navegación. La pantalla inferior, de 8.6 pulgadas, permite al conductor manejar las funciones de climatización, confort y de entrada de texto, mientras que la mano del conductor puede descansar de forma ergonómica sobre la palanca de cambios.

 

 

La instrumentación completamente digital se muestra en el Audi virtual cockpit de serie, cuya pantalla de 12.3 pulgadas de alta resolución puede mostrar dos tipos de vista a través del volante multifunción. El head-up display opcional proyecta información relevante en el parabrisas, entre la que se incluye un guiado detallado para la navegación. La parte baja plana del volante, nos da una agradable y deportiva sensación de manejo.

 

 

El nuevo miembro de la familia Audi Q8, es de esos vehículos prácticamente imposible de superar por todo lo que ofrece. Sin duda querrás disfrutar de muchas horas a bordo, ya sea como acompañante o conductor. 

 

Nosotros nos aseguramos de tener un manejo seguro y Audi Q8 se encargo de quitarle lo aburrido a cualquier trayecto, comprobamos una vez más que no se trata del destino, sino de hacer una verdadera experiencia tu recorrido.

 

AUDI Q8 se encuentra disponible en el mercado mexicano en dos versiones:

 

- Audi Q8 Elite de $ 1,399,900 MN 

- S line de $1,499,900 MN (versión manejada)

 

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook